El E-commerce y la Pandemia

La pandemia causada por el contagio del coronavirus a la población mundial, ha tenido un gran impacto no solo en la salud de las personas sino también en la economía de las empresas y negocios debido a que ha producido la interrupción de sus operaciones y eventualmente su quiebra.

Difícilmente antes del inicio del contagio masivo y de las medidas tomadas por los gobiernos, una empresa había evaluado de manera destacada un riesgo como este y en consecuencia no tenía contempladas acciones para garantizar la continuidad, aun cuando fuera parcial, de su negocio..

La mayoría de las acciones abordadas por la empresas una vez declarada la pandemia fueron reactivas y varias de ellas incluyeron el uso de Internet, sin embargo no todas las organizaciones estaban preparadas para asumir este reto, no era una de sus estrategias de continuidad del negocio, no tenían experiencia y no disponían de los recursos, la infraestructura y el conocimiento necesario para su implementación y puesta en marcha

Las organizaciones que ya tenían experiencia y una historia de crecimiento en e-commerce, consolidaron y multiplicaron su uso y otras comenzaron a incursionar con éxito en él, logrando no solo la continuidad de su negocio, sino también aumentar sus ventas. Con la pandemia, el crecimiento del e-commerce no se hizo esperar y con él muchas empresas superaron la adversidad, obteniendo grandes beneficios.

El e-commerce se puede definir como la transformación digital del proceso de ventas en la que la comercialización de productos y servicios se hace a través de Internet. Se identifican varios tipos de e-commerce, de acuerdo con los actores de la transacción comercial y el tipo de relación que establezcan.

Dos de los modelos de e-commerce más comunes son el B2B (Business-to-Business) entre dos empresas y el B2C (Business to Consumer) entre una empresa y un consumidor final.

El modelo B2B ha sido el de mayor volumen de ventas en el mundo en los últimos años, por encima del B2C.

“Una investigación de Magento establece que las ventas mundiales de e-commerce B2B alcanzarán los $7,7 billones de dólares en 2.020 superando con creces a las ventas de e-commerce B2C, valoradas en $2,3 billones. Sin embargo, a la ecuación hay que sumarle un actor nunca antes visto: el nuevo coronavirus”.[1]

Con base en las proyecciones de la Cámara Colombina de Comercio Electrónico (CCCE), durante el 2.020 Colombia mostró una tendencia creciente en sus cifras de e-commece, influenciada por el efecto de la pandemia y la cuarentena obligatoria. Las proyecciones de las ventas en línea en Colombia en el 2.020 se incrementaron en un 28% con respecto al 2.019[2].

El COVID-19 transformó las ventas entre empresas Las restricciones de realizar actividades de compra y venta cara a cara para evitar los contagios, han empujado a las empresas B2B a volcarse a plataformas digitales que les permitan superar estas situaciones derivadas de la pandemia.

Las organizaciones B2B deben ajustar sus estrategias comerciales y de mercadeo en respuesta a la realidad actual y a la post-pandemia. La transformación digital de las empresas B2B ya comenzó y continuará.

En conclusión, el comercio electrónico B2C y B2B son la mejor alternativa de continuidad del negocio para enfrentar la crisis económica ocasionada por el coronavirus y aún después de la pandemia será el modelo de ventas que prevalecerá. Será la forma de comercialización de productos y servicios más usada de aquí en más.

Por Fernando Ramírez Duque  


[1] Reporte de Industria: El e-commerce en Colombia 2020, Blacksip

[2] Reporte de Industria: El e-commerce en Colombia 2020, Blacksip

Comparta este artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on email

Iniciar sesión

Iniciar sesión